Descubre Mugaritz

I + D

El huevo como principio

27/03/2014

El huevo es símbolo de perfección. Para nosotros, alberga en su interior la propia historia. 

La cocción perfecta del huevo fue una de las obsesiones de Mugaritz durante mucho tiempo. A través del método de ensayo y error completamos el tránsito entre el empirismo y la razón científica y logramos controlar la temperatura exacta de cocción.

Alcanzar ese nivel de conocimiento nos permitió experimentar, dar un salto y buscar otros objetivos. Uno de ellos fue llegar a dar de comer la cáscara de un huevo vacío. Los moldes de silicona y un edulcorante conocido como manitol nos lo permitieron en 2009. Y cuando, en 2014, el MIT (Massachusetts Institute of Technology) nos invitó a sus aulas, fue esta técnica la que escogimos para nuestra presentación.

Meses después, un investigador del mismo instituto, Pedro Reis, nos envió un artículo científico sobre materiales y cómo trabajar en coberturas finas. Reis y su equipo de investigadores se habían inspirado en los huevos rotos de Mugaritz para desarrollar soluciones a problemas similares al  que habíamos afrontado nosotros. Ellos utilizaron principalmente polímeros de silicona.

Aquel encuentro en el MIT recordó al equipo de Mugaritz el potencial de compartir conocimientos con expertos en diferentes disciplinas para buscar respuestas nuevas y adecuadas a preguntas sencillas. En 2016 volvimos a visitarles para seguir compartiendo experiencias con investigadores de diversas ramas de conocimiento.