Descubre Mugaritz

I + D

Aizkolariak

19/03/1998

Una de las primeras intervenciones que realizamos cuando el restaurante ya estaba listo para comenzar su andadura estuvo relacionada con la carta que contenía el menú. 

Sobre la idea del árbol-frontera que da nombre al restaurante y sin perder de vista la tradición del entorno, combinamos la imagen del hacha con la carta-menú para crear un objeto que resultó ser muy práctico y ergonómico y que para algunos evocaba esos soportes de madera que servían de amarre a los periódicos en los viejos clubs ingleses, de cuyas paredes pendían.

Para llevarlo a cabo, modificamos mangos auténticos de hacha tradicional del país con la ayuda de uno de los pocos artesanos que aún se dedicaban a ello y que utilizaba siempre madera de haya recogida en invierno, con luna llena, cuando la savia está parada y la madera no se vuelve quebradiza.

En uno de estos mangos, en un alma tallada ad hoc, introdujimos un resorte metálico, de tal forma que fuese posible pinzar con él un doble pliego de papel, en cuyo interior se imprimía el contenido de los menús. Estas cartas fueron cambiando gráficamente a lo largo de los años: desde dibujos a lápiz a acrílicos, pasando por la ilustración de un taraxacum officinalis

Esta idea conectaba con la profusa utilización de hierbas silvestres en algunas de nuestras recetas, así como con el concepto de ligereza, de levedad, que también es marca de la casa. 

Conoce más sobre...