Descubre Mugaritz

I + D

¿Por qué no jugar en la mesa?

10/02/2013

Un bocado de exquisito caviar que tan solo uno de los comensales puede degustar. ¿Qué mejor manera de elegir al afortunado que jugando? 

“Taba” es el ejemplo perfecto de cómo una idea de Mugaritz impulsa un pequeño universo de iniciativas con distintas disciplinas. Para el proyecto, el equipo colaboró con el desarrollador de juegos Oriol Comas, que además elaboró un profundo análisis sobre el juego de las tabas, esos huesecillos de cordero que durante décadas han hecho las veces de dados irregulares con los que los niños jugaban en las calles.

En el juego que planteábamos en Mugaritz y que bautizamos como Tortoloxak (“taba”, en euskera),  el azar y la astucia de un solo comensal por mesa eran premiados con el caviar de Per Se, dispuesto sobre una taba de porcelana creada expresamente por artesanos de Arita (Japón) para esta performance culinaria.

El juego dio pie a un cortometraje documental realizado por La Fura dels Baus en el que se recoge también la historia de la desaparición, desde el siglo XVIII, de la porcelana japonesa en Europa.

Con / sin la comida no se juega.